En mi startup yo lavo los baños

Hace ya más de tres años, en la primer oficina que tuve para mi startup nos turnábamos para hacer la limpieza, barrer, trapear, lavar los baños que es algo básico para que la oficina se encuentre apta para recibir a los colaboradores, en ese entonces eramos sólo 4 personas en un espacio de 70 m2, el dinero se destinaba a invertir sólo en las necesidades más básicas, así que era un buen ahorro no pagar por que nos hiciesen la limpieza.

A medida que íbamos creciendo en número de colaboradores era más necesario hacer la limpieza, pero seguíamos haciéndolo nosotros de manera informal no estábamos organizados y la mayor parte del tiempo era de forma voluntaria como alguien hacia algo de limpieza, y el otro le seguía, el fin era el mismo, el de ahorrar dinero, sin embargo llego el momento en que me di cuenta que había algunos colaboradores que hacían lo posible por evitar hacer la limpieza e incluso algunos nunca hacían algo.

Al tener una oficina en donde eramos apenas 7 colaboradores era fácil ver esa relación entre su desempeño laboral y la falta de actitud de servicio, en este caso para limpiar la oficina. Poco a poco, el sentido de ahorrar dinero fue sustituyéndose por el de tener un filtro que hoy en día es imprescindible para nuestro proceso de contratación.

Hoy yo sigo lavando los baños de la oficina de mi startup, me toca cada 2 o tres meses según el número de colaboradores y la mecánica en que nos organizamos, pero por parejas nos toca una semana a cada colaborador hacer la limpieza de las áreas comunes, hoy somos más de 15 colaboradores y el espacio es mayor, son 140 m2, y todos y cada uno de los que están en su entrevista de trabajo respondido que si estaría dispuesto a entrar al rol de la limpieza.

Actitud de servicio

La clave esta en la actitud de servicio, si, alguien esta dispuesto a hacer la limpieza para los demás compañeros y el bien común, es alguien que para la cultura de trabajo de nuestra Startup, sin duda tendrá actitud de servicio a cliente, y no sólo a nuestros clientes que consumen nuestros servicios, también a los colaboradores y a nuestros proveedores, y así nos lo ha demostrado la experiencia.

Sí, más de un candidato nos ha dicho que no estaría dispuesto a entrar a nuestro divertido rol para hacer la limpieza de la oficina una semana completa cada 2 o 3 meses, sus argumentos son respetables simplemente en tiempo y espacio no somos compatibles, la cultura de la empresa no se adapta a ellos, ni tampoco ellos a la cultura de la empresa.

Hoy contamos con un gran ambiente laboral, un equipo impresionante de personas excepcionales que dan un gran servicio a nuestros clientes, a sus compañeros y a nuestros proveedores, este ha sido uno de mis aprendizajes que adquirí de forma intuitiva, tengo que decir que también me toco convencer a algunas personas del porque deseaba que nosotros mismos siguiésemos haciendo la limpieza, porque no es algo común y podría tener muchos contras, o se podría pensar que mientas nuestros colaboradores están haciendo la limpieza se desperdicia tiempo y podrían estar empleando en vender o hacer mejoras a procesos o mil cosas más, la verdad es que en ese tiempo en que dedicamos a servir a los demás estamos haciendo crecer nuestra empresa y afianzando una cultura de servicio.

Me he preguntado si algún día dejaría esta práctica en mis empresas, se que en las pequeñas y a medida que van creciendo lo mantendré siempre, a medida que vayan creciendo podría replanteármelo probablemente, pero hoy pienso firmemente que estoy dispuesto a prescindir de algún gran talento que no este dispuesto a lavar los baños de la oficina, cómo por ejemplo algún gerente o director que quiera contratar,  y es que la cultura de la empresa es fundamental.

Hace unos meses en un vídeo de un empresario mexicano-japones Carlos Kasuga, -lo recomiendo altamente- aprendí que el hace algo muy similar, en un colegio que el preside no hay conserjes, la limpieza la hacen padres de familia, trabajadores y alumnos esto es algo que viene de la cultura japonesa, esto fue motivante ya que me ayuda a ratificar los beneficios de que yo siga lavando los baños en mi oficina.

Si crees que puede interesar a alguien más, no dudes en compartir

Related Post

Acerca de este Blog

Soy Samuel Garrido y Rhino 500 es un Blog sobre mis aprendizajes como emprendedor, hablo de desarrollo personal y cómo alcanzar objetivos personales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *