¿Problemas? mejor llamarlos retos y oportunidades

Acerca de este sitio

Blog sobre mis aprendizajes creando y haciendo crecer empresas, además de bienestar personal y con las personas que me rodean. Rhino por el libro del rinoceronte y 500 porque es un número significativo. Sam

Acerca de Rhino 500

Blog sobre aprendizaje y experiencia al crear y hacer crecer empresas.

Si crees que puede interesar a alguien más, no dudes en compartir

Así como en algún punto de mi vida cambie la palabra preocupación por ocupación, lo empecé a hacer con la palabra problema y hoy procuro usar la palabra reto u oportunidad.

En uno de sus libros Wayne Dayer, citaba lo siguiente: “Tú no tienes ningún problema, sólo crees que tienes un problema”, algo con lo que estoy totalmente de acuerdo y lo que en realidad tenemos son retos y oportunidades, esas situaciones que se presentan no como las deseábamos, traen consigo aprendizaje y oportunidad, resolverlas y aprovecharlas es nuestro reto.

Retos y oportunidades

Retos y oportunidades las tenemos todos los días, en todos los ámbitos de nuestra vida, con nuestra pareja, con nuestros hijos, en el trabajo, y en general en todo lo que hacemos, a continuación dos ejemplos míos:

  1. Siempre que tenemos un cliente insatisfecho o algún incidente, tenemos ante nosotros el reto de resolverlo en el momento, pero también nos presenta una oportunidad para mejorar nuestros servicios y productos, incluso con clientes enojados al resolverles la situación y haber superado ese reto, han pasado a ser clientes agradecidos que nos recomiendan y nos ha generado más trabajo y nuevos clientes.
  2. Otro ejemplo más personal, cuando llevo a mis hijos a la guardería tienen que estar antes de las 8:30 de la mañana para que los reciban si aún no han desayunado, en caso contrario tengo que llevarlos a desayunar, me paso en una ocasión en donde llegue 5 minutos después de la hora mencionada, y ya no me lo recibieron, incluso me empecé a molestar, sentía que tenía un problema, afortunadamente en ese momento hice conciencia, claro que no era un problema, era una oportunidad para irme a desayunar con mi hijo de 3 años, afortunadamente soy emprendedor y por temas de mi trabajo lo podía resolver fácilmente, con mayor razón no era un problema, y al tener eso cuenta desayune muy a gusto y disfrute el momento con mi hijo.

Adoptando una nueva perspectiva de los problemas

Como primer paso es empezar a llamar a los problemas de forma distinta, y después de eso, el siguiente paso es también sentirlos y creer plenamente que son oportunidades y saber que el reto que traiga acompañado es seguro que estamos listos para aprovecharlos.

Cuando quiero saber ¿Qué tanto estoy mejorando como persona o qué tanto mis empresas están creciendo? me lo puedo responder al identificar la cantidad de retos y oportunidades que estamos teniendo, mientras sean más se que voy por buen camino.

Así estimado lector, te invito a que la próxima vez que creas que tienes un problema, te ocupes de ver las oportunidades y retos que tienes enfrente.

Búsqueda

Búsqueda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *